Descubrir tu talento o don natural es posible para todos. Quizás seas una de esas personas que cree que no tiene talento ni ningún don especial. A consecuencia de esto, es probable que aún no hayas descubierto cuál es tu verdadera vocación y te dediques a un trabajo que no te llena.

También es posible que pienses que tus fortalezas y habilidades no son tan importantes como para sentirte talentoso, ¿verdad?

Nada más lejos que la realidad.

  • ¿Te gustaría dedicarte a tu verdadera pasión pero no te sientes seguro?
  • ¿Aún no tienes claros cuáles son tus talentos y dones naturales?
  • ¿Quieres descubrir nuevas fortalezas y habilidades latentes en tu interior?

Todos tenemos talento y es nuestra responsabilidad conocer cuál es para dedicarte a lo que más amas. Y no solo eso, sino ponerlo al servicio de los demás para mejorar este mundo con el valor que tú puedes aportar.

El problema es que no nos conocemos. Tenemos una percepción de nosotros mismos muy limitada y distorsionada por nuestra experiencia subjetiva.

Está claro que tú también tienes talento y en este post te ayudaré a descubrirlo con 5 estrategias claves.

 

¿Qué es el talento? Tipos de talento

De acuerdo a la definición que nos propone la Real Academia Española de la Lengua, el talento, se relaciona con la inteligencia, que es la capacidad de entender y con la aptitud física o mental, que es la capacidad para el desempeño o ejercicio de una actividad concreta.

Una persona talentosa es aquella que tiene una destreza superior a la de la mayoría en una actividad que requiere cierto tipo de habilidades.

A mí me gusta definir el talento como un potencial a llegar a ser.

Hay que tener en cuenta que el talento no es algo reservado a unos pocos privilegiados que desde muy temprana edad ya muestran un don innato especial sino que en muchos casos, aparece al cabo de los años y de la forma más inesperada.
El talento se puede desarrollar con la práctica y el entrenamiento. Se trata del talento aprendido o adquirido versus el innato o heredado.

Existe una diferencia importante entre ambas formas de talento. Una persona con un talento innato nunca perderá la habilidad, incluso si no la utiliza. Por el contrario, una persona con un talento aprendido debe practicar con regularidad, de lo contrario irá perdiendo su habilidad progresivamente.

Ken Robinson en su libro “El elemento” habla de encontrar ese espacio donde confluyen las cosas que te encanta hacer y las que se te dan bien. El Elemento es el punto de encuentro entre tus aptitudes naturales y tus inclinaciones personales.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta que para descubrir tu talento tienes que conocer cuál es tu pasión.

Talento y pasión van de la mano.

Seguramente hay muchas actividades que se te dan bien hacer pero no te entusiasman ni te emocionan.

Lo que queremos es descubrir aquello que realmente te hace vibrar y que harías aunque no te pagaran.

0 33